Mientras explora cómo asar a la perfección, necesitará conocer los muchos sabores esenciales de los distintos tipos de carnes a la parrilla. Personalmente, creo que la simplicidad suele ser lo mejor. Demasiados sabores contradictorios pueden restar valor al sabor de la carne y probablemente abrumar sus papilas gustativas. En las barbacoas, la madera que se usa para cocinar y las especias que se usan para frotar y marinar la carne deben agregar sabor, pero no exagerar.

Entre las maderas para barbacoa más utilizadas, encontrará chips para barbacoa de manzana, cereza y arce. Me gusta tener algunas variedades disponibles. También siempre me aseguro de tener a mano lo que considero que son los condimentos, condimentos y productos para rociar esenciales para la barbacoa. Estos elementos se pueden utilizar en varias combinaciones según sus preferencias personales. Hacer su propia barbacoa, salmuera y salsas para barbacoa para cualquiera de sus carnes favoritas será muy fácil si tiene la siguiente lista a mano.

Ingredientes de condimentos y salsas:

Zumo de manzana: Ideal para regar cualquier carne de barbacoa y especialmente útil para costillas, lomo de cerdo y pollo. El jugo de manzana y la sidra de manzana se pueden usar en muchas recetas de encurtidos, salsas de barbacoa, tragos o incluso un tazón de agua para mantener la carne húmeda.

Vinagre de manzana: este es un gran ingrediente para mopas y salsas para barbacoa. También puede usarlo para diluir salsas compradas en la tienda y hacer una fregona o un adobo rápido y simple. Este también es un gran producto para condimentar cerdo desmenuzado a la parrilla.

Melaza: Se utiliza principalmente para hacer salsas. El sabor intenso y el color oscuro le dan a la salsa su textura espesa y su color oscuro. La melaza y el vinagre de sidra de manzana son 2 ingredientes principales que utilizo en mis recetas personales de salsa.

Whisky o Bourbon: usarlos puede aportar un gran sabor a malta y ayudar a agregar equilibrio a sus trapeadores o salsas. Pruebe una botella mezclada con la mitad de jugo de Jack Daniel’s y la mitad de jugo de manzana para espolvorear carnes a la parrilla.

Azúcar morena: este es otro ingrediente esencial en mis propias recetas de salsa barbacoa. Esta es una excelente manera de agregar un dulzor sutil a los platos de carne de cerdo, pollo, costillas o carne de cerdo desmenuzada. El azúcar morena se mezcla muy bien con sabores picantes o picantes para agregar un toque de dulzura a su salsa picante.

Condimentos y especias:

Cebolla en polvo: esta es una de mis preferencias personales de ingredientes para mis masajes de barbacoa. El sabor a cebolla funciona bien con cualquier carne de barbacoa.

Comino: este es uno de los ingredientes más importantes para las raciones de barbacoa y las recetas de pimientos. Este ingrediente aportará un ligero sabor ahumado y es especialmente adecuado para la barbacoa de cerdo.

Pimentón: el ingrediente principal que se encuentra en prácticamente todas las raciones de barbacoa, así como en las recetas de chile. Esto agrega un gran color y sabor a cualquier carne de barbacoa y el sabor sutil ayuda a equilibrar los otros ingredientes.

Chile en Polvo: Esta sabrosa mezcla se puede usar en cualquier carne de barbacoa. Esta es una excelente manera de agregar un poco de picante o picante a la carne de su barbacoa.

Ajo en polvo: uno de los ingredientes principales de mis recetas personales para condimentos y salsas para barbacoa. Esto agrega una dulzura sutil junto con un toque de calidez y aporta equilibrio a los sabores picantes.

Sal kosher: a mí personalmente no me gusta el sabor realmente salado. Esta sal ayuda a resaltar el sabor real de las carnes a la parrilla y tiene un sabor mucho más sutil que la sal común.

Pimienta negra: una parte muy importante de cualquier mezcla de especias para obtener esa sensación picante y picante. El sabor intenso y la fragancia picante hacen que cualquier carne de barbacoa sea mejor.

La verdad sobre la barbacoa es que la preferencia personal dicta el resultado final más que cualquier otra cosa. Practica con los sabores que te gustan y prueba diferentes combinaciones de especias. Encontrarás algunos que te gusten y otros que no, pero al final, emprenderás el viaje para encontrar la perfección de tu barbacoa. El último y más importante consejo aquí es “cocinar a fuego lento y lento”. Esto simplemente significa usar una temperatura de 325 grados o menos (275 – 300 grados es mejor) y cocinar por un período de tiempo más largo. Siempre asegúrese de que la temperatura sea constante y mantenga la olla llena de agua para que la carne no se seque. Incluso puede tener una barbacoa en el horno de su casa durante el invierno si encuentra demasiado frío para encender la parrilla. El asado al horno seguirá estas mismas pautas, pero para los sabores de madera o humo, debe usar un producto de humo líquido en lugar de astillas de madera.